Este blog es un refugio, es un capricho, un lujo. Es mi ocasión de jugar con las palabras, de darles forma, de pretender lectores, de desparramar mi sesgada interpretación de esta vida loca. Este blog contiene algunas de mis cosillas que ya sé yo.

martes, 17 de mayo de 2016

Todas

Leo "todas" y me duele ese "todas". No sé si tengo derecho. A veces pienso que sí y a veces que igual no tanto.

Oigo lo que leo con el reverberar de una conversación lejana que se produjera en sueños. Pero sucede ante mí: limpia, completa, transparente. Sucede y me remueve; me emociona a sabiendas de que esta emoción morirá en mi pantalla en pocos segundos.

El tic-tac se crece hacia el primer plano de audio. Lo siento, lo escucho como todas ellas. Conozco esa sensación inquietante, ilusionante, agotadora y prometedora. Quiero tomar distancia y me cuesta, porque en los intentos de despegue siento que se me caen cosas importantes de los bolsillos.

Serán tres, pero no doce. Todo irá bien y sentiré mucho orgullo.
Y pasará. La normalidad volverá a las bandejas y se pondrá a cero el contador de los pasos. Caminaremos sabiendo que ni el ritmo ni el aliento ni las posibilidades son iguales para todas.

Serán cuatro y serán doce.

No hay comentarios: