Este blog es un refugio, es un capricho, un lujo. Es mi ocasión de jugar con las palabras, de darles forma, de pretender lectores, de desparramar mi sesgada interpretación de esta vida loca. Este blog contiene algunas de mis cosillas que ya sé yo.

lunes, 13 de febrero de 2012

De hoy para mañana y siempre

Esta entrada está escrita hoy para leerse mañana. Es un alegato a favor del buen amor y una manifestación en contra del sentimiento apagado, de la falta de ilusión, del proyecto agotado. Es una felicitación para los que luchan cada día por la reconquista, un acicate para los que no arriesgan, un sentido pésame para los que asisten a la agonía y se resignan a sonreír tan sólo con los labios.
Estas palabras son para recordar la felicidad que nos invade al sentirnos amados, especiales, únicos para él, para ella. Estas líneas quieren ponerle una guinda a la rutina y una banda sonora a una sorpresa aún sin diseñar.
Quiero colgarme del calendario para ponerle celofán a un abrazo de verdad, a un beso con los ojos cerrados. Quiero esparcir confetis rojos con mis manos sobre quienes olvidaron la fuerza de ser dos en el camino. Quiero celebrar contigo que eres afortunada (o afortunado) porque tu primer pensamiento del día tiene dueño (o dueña); porque al cerrar los ojos buscas una mano con la que despedir el día o el calor de unos pies con los que enredarte hasta abandonarte al sueño.
Esta entrada quiere contagiar el impulso de hacer una llamada, de mandar un email, sms, Whats App, de hacer una perdida… 
Esta entrada es una ilusión, un deseo, una suerte, un sortilegio, un sentimiento de bienestar lanzado al aire. Feliz día si amas, si amaste y si volverás a amar.

2 comentarios:

Marta dijo...

Parece que tu escrito ha surtido efecto. Es la primera vez que celebro San Valentin y ha sido sorpresa sencilla pero muy bonita. ¡Me encanta mi churri!

Macarena dijo...

¡Pues cuánto me alegro!Vivan los churris amorosos. Por muchos años...