Este blog es un refugio, es un capricho, un lujo. Es mi ocasión de jugar con las palabras, de darles forma, de pretender lectores, de desparramar mi sesgada interpretación de esta vida loca. Este blog contiene algunas de mis cosillas que ya sé yo.

martes, 31 de enero de 2012

Tendiendo puentes

Que no me había perdido por ahí… Si me habéis echado en falta, en primer lugar, daros las gracias por vuestra fidelidad. En segundo lugar, la explicación: he estado padeciendo efectos adversos. Ésta es la forma apropiada de definir lo que mi cuerpo ha padecido ayer, hoy… y ya veremos. En este momento, me pilláis bajo los efectos del Nolotil y me siento por primera vez en muchas horas, persona capaz de permanecer en una misma posición más de un cuarto de hora. 

Antecedentes. La pasada noche del viernes, por prescripción facultativa especializada, inicio tratamiento con pirula desconocida hasta el momento para mí. Hasta ahí, nada que destacar. Pero, hete aquí , que rescato de la caja el prospecto: ese papelillo fino, en blanco y negro, doblado primero por la mitad y después, absurdamente, en horizontal y después de nuevo por la mitad. Una vez desdoblado no vuelve jamás a su posición original. Desengáñate.
Y leo: “No tome la dosis más alta si tiene problemas renales moderados, si su glándula tiroides no funciona, si tiene dolores o calambres musculares repetidos o injustificados, si ingiere regularmente grandes dosis de alcohol y ¡si es de origen asiático!” Y aclara “(japonés, chino, filipino, vietnamita, coreano o indio)”. Creo que esta dosis de culturilla general asiática ha hecho merecedor de un quesito al redactor del papelillo.
De momento, pensé: ¿por qué no pueden tomar este medicamento los chinos? ¿Sólo por ser chinos? Ay, madre… En estos tiempos, estas aseveraciones no quedan bien, amigos del Crestor 20g (si es que los tienes).
Pero esta historia ha dado un giro inesperado: yo tampoco puedo tomar Crestor 20g. Ahí me han dado, pero bien. Obviamente, no por asiática; pero el caso es que tampoco puedo. Me duelen todos los músculos de cintura para abajo y me han suspendido el tratamiento. Efectos adversos, dicen.

Hoy siento que, en cierto modo, China y Lakua han tendido puentes. No sé en qué quedará este episodio de dolores o calambres musculares repetidos o injustificados versus ser de origen asiático. Pero el caso es que hoy tenemos un enemigo común. Crestor 20g: no me caes bien. Nada bien.

No hay comentarios: