Este blog es un refugio, es un capricho, un lujo. Es mi ocasión de jugar con las palabras, de darles forma, de pretender lectores, de desparramar mi sesgada interpretación de esta vida loca. Este blog contiene algunas de mis cosillas que ya sé yo.

martes, 24 de enero de 2012

Animalillos

Mis niñas están estudiando en el cole los animalillos... Y nos estamos jartando de reír... Porque yo no sabía tantas cosas. Qué bonito aprender de las hijas...
Dice Violeta: yo sé que los gatos por la noche no ven con los ojos... Se mueven gracias a los bigotes.
Dice Olarizu: hay muchos animales que tienen que nacer de la tripa de la madre porque si no, el huevo sería enorme.

Estamos aprendiendo que en la bolsa de los canguros hay tetillas para que se queden tan agustillo las crías, que los rinocerontes tienen mucho genio, que hay serpientes que se comen personas, pero que también comen ratones y nacen de los huevos. Las serpientes, además, no tienen ni brazos ni piernas; sólo ojos y boca y por eso son tan lisitas. Los hombres y las mujeres también somos mamíferos, los caballos duermen de pie, los leones comen carnen, las jirafas tienen un cuello muy largo, para llegar a las hojas más altas de los árboles y -apúntate ésta- tienen el mismo número de huesos en el cuello que nosotros, aunque más anchos y más estirados... Está por llegar la pregunta que un día no sabremos responder y nos henchiremos de orgullo: ya saben más que nosotros.

Hoy me siento orgullosa de mis niñas que, además, saben decir del tirón hipercolesterolemia familiar (no es broma). Hay que sacarle provecho a todas las circunstancias de la vida, está claro.

No hay comentarios: