Este blog es un refugio, es un capricho, un lujo. Es mi ocasión de jugar con las palabras, de darles forma, de pretender lectores, de desparramar mi sesgada interpretación de esta vida loca. Este blog contiene algunas de mis cosillas que ya sé yo.

viernes, 23 de diciembre de 2011

Llega la Navidad

Ya hace meses que voy diciendo a los prejuiciosos del uso de las redes sociales que todo pasa en Twitter. Y lo digo porque es verdad. La Navidad también ha llegado a Twitter, que sí, que sí. Bajo el tema #estanochebuenasevaaliar he descubierto que son muchos los hogares que tienen pollo asegurado en Navidad. Y no hablo del capón: hablo del santo pollo, de la bronca, del cisco, de la “movida de todos los años”… Jajaja…

Este hallazgo sociológico me ha hecho sentirme parte de este nutrido grupo de familias que esperan con ilusión la llegada de las fiestas navideñas y en cuanto llega la Nochebuena, se les difumina el entusiasmo. Qué bonita esa cocina en la que no cabe un alfiler: fuentes por doquier, marisco, embutido, el huevo hilado… ¡y las dos bandejas de turrones y demás dulces navideños que hacen tan peculiar nuestra familia nuclear de origen! Adultos que se vuelven Gulliveres para una madre a la que no le alcanzan las manos, pero le sobran viandantes en su, de pronto, minúscula cocina. Y que se acercan las diez de la noche y faltan comensales… Y el que tiene hambre empieza a soltar frescas y amonestaciones a los ausentes por su impuntualidad. Y aumenta la tensión ambiental… y Raphael ya canta… y los pollitos, los cerditos y la palomita que reposa encima del portal de Belén, se caen una y otra vez sobre la capa de musgo inestable, con cada airoso viaje cocina-comedor-comedor-cocina. Ya está aquí la Navidad.

Y la madre, al fin, se sienta. Sin hambre. Está cansada, está nerviosa. Porque lleva todo el día como loca, porque nos juntamos un montón y casi no cabemos, porque esanochebuenatambiensehaliado, como cada año… Se toma unos minutos mientras se bendice la mesa y se abre la botella de vino y de repente, sonríe: “qué familia más bonita tenemos ¿verdad? Os veo a todos tan guapos…” Ya está aquí la Navidad.

Mamita: no leerás esto, pero es mi homenaje.

No hay comentarios: